Desfibriladores automáticos en comunidades de propietarios

DEFIBRILADOR EN COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

24 Mar Desfibriladores automáticos en comunidades de propietarios

En España la enfermedad cardiovascular supone la primera causa de muerte en adultos, dentro de este tipo de patologías, se estima que unas 30.000 personas al año sufren una parada cardiorrespiratoria con resultado de muerte y las cifras de pacientes en las que se ha recibido atención precoz mediante técnicas de reanimación cardio-pulmonar y uso de desfibriladores semiautomáticos o automáticos por primeros intervinientes profesionales es extremadamente baja.

Si además sumamos que la supervivencia a una eventual parada cardiorrespiratoria es prácticamente imposible a los 8-10 minutos de producirse (cada minuto las posibilidades de supervivencia disminuyen en torno a un 10%) y los servicios de emergencia tienen tiempos de llegada habitualmente mucho mayores, debemos afirmar que la vida del paciente no depende solo de los servicios de emergencias, sino fundamentalmente de la actuación de personas cercanas a la víctima en ese momento.

Sorprendentemente las personas suelen desconocer que el lugar donde es más frecuente sufrir una parada cardiorrespiratoria con resultado de muerte es en el propio hogar (hasta el 70% del total), esto sucede por varios factores, el hogar es el sitio en el que habitualmente más horas pasamos y en el que se encuentran más tiempo las personas de más edad y que por tanto, tienen más riesgo de sufrir cualquier enfermedad. Si a esto sumamos que los tiempos de llegada de un servicio de urgencias a nuestro domicilio son mayores que en la vía pública, nos encontramos que una parada cardiorrespiratoria no atendida por los testigos, familiares o vecinos antes de la llegada de los servicios de emergencia tendrá como resultado la muerte de la víctima o secuelas graves en casi la totalidad de casos.

Pero no hay que alarmarse, los datos son claros en este aspecto, si se comienzan las técnicas de reanimación cardio-pulmonar y se usa un desfibrilador antes de 4 minutos las posibilidades de sobrevivir se disparan, pudiendo alcanzar en paradas presenciadas hasta el 80%.

Esto evidencia dos cuestiones fundamentales, la población debe conocer las técnicas de reanimación cardio-pulmonar y disponer de desfibriladores de acceso público, en espacios públicos de gran afluencia y fundamentalmente en los espacios en los que más tiempo pasamos (trabajo y hogar).

Desde hace unos años, la presencia de personal formado y desfibriladores en espacios públicos es cada vez más habitual, así como cada vez más empresas han asumido como una estrategia eficaz de prevención de riesgos laborales la dotación de este tipo de equipos y su formación, pero si hablamos de los domicilios particulares y Comunidades de Propiedades su aparición es meramente anecdótica.

Desde el Consejo Madrileño de Resucitación deseamos promover la instalación de desfibriladores y atención a la parada cardiorrespiratoria en el ámbito domiciliario y de las comunidades de propietarios al tratarse de los lugares en los que más suceden este tipo de eventos pero en los que menos se disponen de este tipo de servicios, imprescindibles para tener la oportunidad de salvar una vida, sin olvidar, que en ámbito particular, podría ser la de un familiar, amigo o conocido.

Con el fin de alcanzar los objetivos descritos en este artículo, el Consejo Madrileño de Resucitación está alcanzando acuerdos de colaboración con administraciones, entidades públicas y privadas, fabricantes, distribuidores y equipos docentes, a los que se sumará, prestando su aval como entidad científico sanitaria independiente, para llegar al máximo número posible de servicios de cardioprotección instalados en el ámbito domiciliario y de las comunidades de propietarios. 

Nuestra empresa ya cuenta con este servicio de instalación de desfibriladores en comunidades de propietarios: http://grupogtg.com/instalacion-desfibriladores/ 

Queremos agradecer a

D. José Manuel Santiago Herrero. Presidente del Consejo Madrileño de Resucitación informarnos sobre este tema tan importante…Os dejamos una pregunta…Un vida…¿CUÁNTO VALE?

Share
1Comment

Post A Comment